Bañar a un Bebé

Bañar a un bebé

Bañar a un bebé requiere práctica, el primer baño es un momento único, aunque, puede ser un hasta cierto punto estresante para los padres, sin embargo, muy pronto esta experiencia se convertirá en uno de los momentos preferidos de tu rutina.

¿Con qué frecuencia se debe bañar a un bebé?

Un bebé recién nacido no necesita baños diarios, tres veces a la semana es suficiente si se limpia a fondo la zona del pañal cada vez que se cambie.

Es recomendable no darle baños diarios, ya que puede secar la piel, a medida que el bebé vaya creciendo se puede aumentar la frecuencia.

El mejor momento para bañar a un bebé

Suele ser habitual que las rutinas de baño se dejen para última hora de la tarde, porque se tiene la creencia, de que el baño es una especie de relajante que ayuda a conciliar con mayor facilidad el sueño.

A continuación encontraras los consejos para el momento del baño.

Temperatura para bañar a un bebé

La temperatura de la habitación donde se realiza el baño así como la temperatura del agua son fundamentales. Para la temperatura ambiente, lo recomendable es tener la habitación a una media de 22 y 25 grados con ventanas y puertas cerradas para evitar corrientes de aire.

En cuanto a la temperatura del agua, lo aconsejable es que se sitúe entre los 37 y 38 grados acorde con la temperatura corporal normal. Puedes usar un termómetro de agua, si no lo tienes, puedes medir la temperatura del agua con la parte interna de la muñeca.

Lo que necesitas

Al momento del baño se debe tener todos los implementos a mano (esponja, jabón y toalla) por ningún motivo se puede dejar solo al bebé. Un bebé puede ahogarse en 20 segundos.

A partir de los tres meses también puedes añadir juguetes de goma aptos para el agua, con los que hacer mas entretenido el baño.

Como agarrar al bebé

Se debe sujetar la cabeza, el cuello y la espalda del bebé, pasándole un brazo por debajo de la nuca y manteniendo ahí a lo largo de todo el proceso. El otro brazo será el encargado de cumplir la misión del baño.

El lavado

Una vez que el bebé está en el agua, se debe frotar delicadamente con una esponja suave, agregando un poco de jabón respetuoso con la piel del bebé.

Hay que hacer énfasis en los pliegues de la piel, mas aún en el caso de los bebés rollizos.

También se debe poner atención en aquellas zonas menos accesibles como las axilas o la parte posterior de las orejas.

La zona genital se debe lavar de delante hacia atrás.

Para finalizar el baño

Secar al bebé con delicadeza, prestar atención a la zona de los pliegues, estos deben quedar bien secos, de lo contrario puede generar irritaciones, evita frotar la piel.

Por último, aplica una loción hidratante, ponle el pañal y vístelo.

Para niños sobre los tres años, recomendamos usar una loción hidratante después del baño.

KIDS KARITÉ ofrece una fórmula única, con Manteca de Karité, agua de mar, aceite de sésamo y caléndula.

Esta fórmula con ingredientes naturales esta recomendada para pieles sensibles y atópicas, ayudando a aliviar los síntomas de la DA.

AR KARITÉ REGENERADOR CELULAR NATURAL

Refuerza la protección de la piel estimulando las células y acelerando el proceso natural de curación.

“Vuelve a lo Sano, Vuelve a lo Natural”