Hiperhidrosis

Hiperhidrosis ¿Qué es?

La hiperhidrosis es la sudoración anormal y excesiva de determinadas zonas del cuerpo, en consecuencia de un aumento en la secreción de las glándulas sudoríparas, que no necesariamente esta relacionada con el calor o el ejercicio.

Las personas con hiperhidrosis parecen tener glándulas sudoríparas hiperactivas, esta afección puede llevar a una molestia importante, tanto físico como emocional.

Según la localización, la hiperhidrosis puede ser axilar, palmoplantar, gustativa o generalizada conforme la extensión puede ser localizada o generalizada.

Síntomas

La sintomatología es obvia; exceso de sudor en distintas zonas del cuerpo, sin causa aparente y de forma incontrolada.

Causas de la hiperhidrosis

La sudoración es la forma en que el cuerpo se enfría cuando hace mucho calor (cuando se realiza ejercicio, se está enfermo o muy nervioso) Los nervios señalan a las glándulas sudoríparas que empiecen a trabajar.

En la hiperhidrosis, algunas glándulas sudoríparas trabajan en exceso sin motivo aparente, por lo tanto producen un sudor que no se necesita.

En sus formas más severas puede provocar hongos, descamación mal olor, irritación y pigmentación de la piel.

Las causas pueden ser primarias o secundarias:

Hiperhidrosis primaria

Esta suele ser mas localizada o focal, sin causa evidente, puede iniciarse en cualquier momento de la vida. Suele afectar las axilas, las manos, los pies y la cabeza.

Hiperhidrosis secundaria

En este caso sucede como resultado de otra afección médica, la sudoración puede ser generalizada (en todo el cuerpo) o solo una zona. Algunas de las afecciones que causan hiperhidrosis secundaria son:

• Diabetes.
• Hipertiroidismo.
• Parkinson.
Menopausia.

• Tuberculosis.
• Tumores malignos.
• Estrés sicológico y grave.
• Algunos medicamentos como ciertos antidepresivos.

Cómo tratar la hiperhidrosis

Tratamiento farmacológico

El tratamiento inicial es tópico, con fármacos anticolinérgicos por ejemplo el bromuro de glicopirronio y también los preparados astringentes y curtientes, como el cloruro de aluminio, el glutaraldheíco o el ácido salicílico. Se deben aplicar por la noche con la piel seca.

Toxina botulínica

Está indicada en casos de sudoración intensa en manos o axilas. Este fármaco produce un bloqueo selectivo en la acción de la acetilcolina sobre las glándulas ecrinas, disminuyendo la producción de sudor.

Simpatectomía transtorácica

Consiste en eliminar los ganglios encargados de estimular la sudoración de axilas y manos. Habitualmente la practican los cirujanos torácicos con buenos resultados. Se realiza bajo anestesia general y mediante endoscopia.

El efecto secundario más frecuente de esta cirugía es la sudoración compensatoria, es decir, que la espalda, los glúteos, ingles y muslos, empiezan a sudar de forma profusa en algunos casos.

Cirugía local

Se eliminan las glándulas sudoríparas por medio de un curetaje subcutáneo.

Láser

Se quitan las glándulas sudoríparas por calentamiento, la sesión dura unos 40 minutos y se realiza en la consulta dermatológica. Es una técnica ligeramente dolorosa que puede requerir la administración de anestesia local en la zona a tratar.

Prevención

No se puede prevenir, al menos la primaria. En cuanto a la secundaria se relaciona con otras patologías, por lo que si estos se controlan quizás la hiperhidrosis puede dominarse mejor.

AR KARITÉ REGENERADOR CELULAR NATURAL

Refuerza la protección de la piel estimulando las células y acelerando el proceso natural de curación.

“Vuelve a lo Sano, Vuelve a lo Natural”