¿Qué es un eccema?

Conoce más sobre los eccemas

Un Eccema es un conjunto de afecciones dérmicas caracterizada por lesiones inflamatorias de la piel que produce enrojecimiento, inflamación, descamación, pápulas, picor, formación de vesículas. Puede manifestarse en cualquier zona del cuerpo, suele causar mucha molestia por el picor que ocasiona. Cuando es muy crónico puede quedar con apariencia de piel curtida.

Tipos de eccemas

Existen diferentes tipos de eccemas entre ellos el atópico, dermatitis de contacto y discoide. No son contagiosos, aunque si muy incómodos para las personas que lo padecen.

Eccema de contacto aparece en forma de placas descamativas en la superficie cutánea que se origina por una reacción en la piel a ciertas sustancias tóxicas o por una alergia a algunas sustancias que han entrado en contacto con la piel. Se puede presentar por piel seca, roja, con picazón, calor y urticaria. Los posibles alérgenos incluyen:

• Alergia a los metales como níquel y cobalto

• Pegamentos y adhesivos

• Látex y goma

• Telas y tintes para la ropa

• Ingredientes de cosméticos como maquillaje, cremas, tintes capilares, perfumes

En ocasiones la dermatitis de contacto y la dermatitis atópica se asocian, siendo necesario descartar una alergia por contacto en aquella dermatitis atópica con mala evolución.

El eccema discoide se reconoce porque se presentan placas rojizas con descamación, de morfología ovalada o redonda en la piel con picazón, irritada, agrietada e inflamada. Los discos aparecen habitualmente en las pantorrillas, torso y antebrazos. El eccema discoide puede suceder en personas de cualquier edad, incluyendo niños. Al igual que otros tipos de eccema, las causas no se comprenden por completo, sin embargo, los desencadenantes y factores de riesgos son:

• Piel seca

• Picaduras de insecto

• Clima frío

• Lesiones en la piel como fricción o ardor

• Mala circulación sanguínea

• Ciertas medicamentos

• Dermatitis atópica

• Sensibilidad a las comidas

 

Consejos generales para prevenir

No existe una cura para el eccema el tratamiento se basa en controlar los síntomas y tratar de prevenir más brotes.

• Aplicar cremas humectantes o emolientes para mantener la piel hidratada y reducir la picazón y grietas.

Utilizar jabones y detergentes suaves evitando fragancias o perfumes.

• Baños cortos con agua templada, nunca demasiado caliente.

• Secar la piel con toalla suavemente después de lavarse.

• Evitar rascar o frotar el eccema.

• Aplicar regularmente productos naturales, ricos en aceite para calmar los síntomas.

• Evitar usar tejidos sintéticos, es preferible usar ropa fabricada en algodón y evitar la ropa ajustada.

La Manteca de Karité aporta factores naturales de hidratación y regeneración con función protectora gracias a su composición donde más del 90% son triglicéridos responsables de las propiedades emolientes y de hidratación profunda, además de una importante fracción de insaponificables responsables de sus propiedades medicinales, contiene fitosteroles con propiedades antiinflamatorias y protectoras, Alantoina que ayuda a la cicatrización de heridas y ulceras y ácido cinámico que actúa como filtro solar natural.

AR KARITÉ REGENERADOR CELULAR NATURAL

Refuerza la protección de la piel estimulando las células y acelerando el proceso natural de curación.

“Vuelve a lo Sano, Vuelve a lo Natural”