Quemaduras Solares

Prevenir es Mejor que Curar

Con la llegada del verano es importante cuidar más nuestra piel y nuestra salud. En verano estamos más expuestos a sufrir quemaduras solares. La prevención es primordial para evitar las quemaduras solares que puedan tener consecuencias graves como el cáncer de piel.

¿Qué es una quemadura de sol?

Las quemaduras solares también llamadas eritema son una reacción aguda y visible, fruto de la sobreexposición al sol o a otra luz ultravioleta. Cuando hemos estado demasiado tiempo al sol la melanina no nos puede proteger. Hasta 24 horas aproximadamente pueden tardar en aparecer los signos de las quemaduras solares.

Tipos de quemaduras solares:

Quemadura de primer grado: producen enrojecimiento, se siente caliente al tacto y puede haber un leve dolor afectando solo a la capa externa de la piel. Normalmente pueden tratarse en el hogar.

Quemadura en segundo grado: las quemaduras en segundo grado son más graves, la piel enrojece, con dolor que se hincha y aparecen ampollas, podría ser señal que se han dañado capas profundas de la piel y las terminaciones nerviosas. Este tipo de quemaduras solar son más dolorosas y lleva más tiempo en sanar.

En casos más graves puede presentarse fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, vómitos, o debilidad, en estos casos es necesario consultar a un médico. 

Después de la quemadura solar, es probable que la piel empiece a pelarse, esto es señal de que el cuerpo esta intentando eliminar las células dañadas, en esta etapa se debe dejar que suceda naturalmente y no intentar pelar la piel.

El sol es necesario para la síntesis de vitamina D, no olvides que el sol es saludable en pequeñas dosis, siempre con moderación.

Recomendaciones para prevenir las quemaduras solares:

Usa una crema de protección solar de calidad y alto nivel de protección. Utiliza un factor sobre 30 y a prueba de agua. Si la utilizas cuando vas a la playa recuerda aplicarla cada 2 horas y cada vez que te bañes.

• Utiliza protector para proteger tus labios.

• Aplica el protector solar al menos 30 minutos antes de exponerte al sol.

• Aplica el protector más a menudo en zonas sensibles como la cara, la nariz, las orejas y hombros.

No tomes sol entre las 12 y 16 horas cuando las radiaciones solares son más peligrosas, especialmente en verano.

• Protege tus ojos con gafas con protección de rayos UVA

Para hidratar lo mejor es usar productos específicos con activos calmantes y reparadores que ayuden a nuestro cuerpo a reparar el daño. Aplicar productos naturales como la Manteca AR KARITÉ ayuda a reducir la inflamación, mantiene la zona ultra hidratada, alivia el picor, disminuye la descamación y regenera la piel. La Manteca de karité es emoliente, rica en vitamina E.

AR KARITÉ REGENERADOR CELULAR NATURAL

Refuerza la protección de la piel estimulando las células y acelerando el proceso natural de curación.

“Vuelve a lo Sano, Vuelve a lo Natural”